23 junio 2006

Deseo tus labios


Estoy en blanco pero siento la necesidad de contarte algo. Durante la última hora he estado tratando de recordar historias para podértelas regalar pero las musas caprichosas no acuden a mí con la rapidez acostumbrada. Sin embargo siento un deseo incontrolado por besar tus labios. Sí. Esos que probé hace ya algún tiempo y a los que estoy enganchada por completo. Recuerdo su textura, su sabor, su calidez. Pienso en aquellos instantes en los que pasaba suavemente mi lengua sobre ellos y tú dejabas escapar un leve gemido. Aún puedo sentirlos aprisionados entre mis dientes al tiempo que mis manos acariciaban tu sexo abierto y húmedo por mí.Para mí.
Trato de pensar en otras cosas. Viene a mi mente el momento en que decidí no continuar siendo prisionera de tu cuerpo, de tu mente, de tus deseos, de tus pasiones, de tus caprichos. Me aferro a ese instante pero mi mirada se desvía ya hacia el teléfono. Una oleada de deseo incontrolado me invade. Sé que no debería pero mis dedos ya juguetean con mis labios invitándolos a regresar a los tuyos. Un hormigueo recorre todo mi cuerpo. Me complace saberme excitada. Voy a aventurarme a escuchar el sonido de tu voz...

Para "S"