17 mayo 2011

Sintiéndote. Sintiéndome.


Eres tú. Soy yo. Nuestras manos se confunden. Tu piel. Mi piel. Tu boca. Mis labios. Tu lengua. La mía.  Abro los ojos y aun así  son incapaz de diferenciar dónde empiezas tú. Dónde acabo yo. Te miro. Me pierdo en tus ojos.  Se me eriza cada centímetro de piel  mientras siento a través de las yemas de mis dedos que tú me sigues.
Noto tu cuerpo sobre el mío encajando a la perfección en cada hueco, en cada rincón. Te oigo respirar junto a mi cuello.  Deseo perderme en tu boca. Respirar tu aliento.  Llenarme de ti.  Pierdo el compás de mi respiración.  Mi corazón se acelera. Quiero más. Más de ti, de mí. Más de todo.  Lo quiero, sí. Y lo quiero ahora.