12 febrero 2013

La otra mitad



   La que se esconde y al mismo tiempo la que existe. La que está pero la que se desvanece casi en el mismo instante de encontrarla. Aquella que puedes pasar media vida buscando y otra media haciendo todo lo posible para perderla. Como es arriba es abajo. Como es abajo es arriba. Dentro, fuera. Fuera dentro. Así una vez tras otra en un intento de comprender cómo funciona ese extraño mecanismo que hay en mi interior. Si ando se para. Si me paro, se mueve. Si le doy la cara me ofrece la espalda. Si le ofrezco mi espalda ella se esfuerza por mirarme directamente a los ojos.

   Y es de locos sí. Esta obsesión por tenerlo todo, por darlo todo. Esta necesidad de poseer también al otro lado y no solo el mío. Pero siempre me han interesado las pasiones, las manías, los retos y los límites imposibles. Así es que... ¿Por qué no?