07 mayo 2009

Despertar







* El siguiente relato forma parte de mi última novela (por supuesto registrada etc..etc). Espero que lo disfrutéis.


Noto cómo una mano me acaricia con suavidad la nuca y de nuevo vuelvo a estremecerme. Quiero abandonarme al placer por completo. Ardo en deseos de conocer el sabor de su boca, el tacto de su lengua. Quiero que recorra cada rincón de mi cuerpo. Sin embargo permanezco inmóvil resistiéndome unos segundos más a esta distancia a penas perceptible que nos separa.

Rafa desliza los dedos con suavidad desde el cuello hasta la garganta. Estoy a punto de dejar escapar un gemido. Mis últimas barreras están a punto de caer. No aparta su mirada de la mía. De este modo impide que pueda concentrarme en cualquier otro pensamiento que no sea él. Puedo sentir la calidez de su aliento acariciando mis labios. Por Dios... ¿Piensa besarme de una vez o espera a que me muera de deseo?

Parece que capta mi desesperación porque noto cómo su lengua cálida y húmeda (tal y como yo la esperaba) está recorriendo lentamente mis labios. Mientras lo hace el pequeño cosquilleo que hasta ahora había percibido en mi estómago se convierte en una auténtica descarga eléctrica que se abre paso hasta mi sexo. Intento controlar la respiración y trato de no abandonarme por completo al deseo. Sé que si lo hago podría tener un orgasmo en apenas unos minutos y esto es demasiado bueno para hacerlo tan breve.

Ahora soy yo quien pasea las manos por detrás de su nuca tratando de acercarlo aún más a mi si es que eso es posible. Entreabro mis labios dejando que mi lengua entre en contacto con la suya. Tiene un sabor dulce que me embriaga hasta el punto de hacer que me olvide incluso de respirar. Ya no hay vuelta atrás. No puedo controlar de ningún modo todas estas sensaciones que me embriagan.

Mis dedos cobran vida propia y desabrochan uno a uno los botones de la camisa. Puedo sentir la respiración entrecortada de Rafa cuando consigue deshacerse por completo de mi sujetador de encaje. En pocos segundos sus labios han pasado de mi boca a mis pezones. Los lame y mordisquea sin piedad haciendo que mi sexo se humedezca aún más y que palpite con fuerza.



Hundo las manos en su pelo. Le sujeto la cabeza con fuerza. Aprieto mis pezones contra su boca mientras que mi cuerpo se arquea levemente. Noto cómo una de las manos de Rafa sube con maestría por el interior de mis muslos. Me muero de ganas por apretarlos un poco y hacer este juego más divertido pero mis deseo por sentirle en mi interior es aún más grande así es que me dejo hacer.
Rafa mordisquea un poco más fuerte mi pezón izquierdo en el mismo instante en el que uno de sus dedos toca suavemente mi sexo. Una nueva oleada de placer me recorre y hace que me abandone por completo. Un pequeño gemido se escapa de mi garganta y él lo ahoga colocando de nuevo sus labios sobre los míos.
Extiendo mis manos en un intento de acariciar de nuevo su cuerpo pero con un rápido movimiento impide que me mueva.
Puedo notar cómo sus dedos se deslizan por el exterior de mi sexo con mucha suavidad. Mis caderas empiezan a acompañar este ritmo lento como si llevaran años haciéndolo. Mi respiración se entrecorta cada vez más y el hormigueo en mi sexo es cada vez más insoportable. Pero a contrario de lo que he podido experimentar hasta ahora, a medida que va creciendo mi excitación, las caricias de Rafa son mucho más suaves, apenas imperceptibles. No tengo más opción que mover mis caderas con fuerza si quiero notar el contacto de su cálida piel sobre mi sexo.

Cuando aparta su boca de la mía respiro hondo el tiempo suficiente para darme cuenta de que mis gemidos son mucho más intensos de lo que pensaba. También ha dejado de acariciar mi sexo y soy yo la que va en solitario a la búsqueda del orgasmo que ya empieza a despertarse en mi interior. Me aferro con las dos manos a su nuca. Mis caderas marcan ahora un ritmo infernal. El primero de los orgasmos me sacude con fuerza...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué siento? ...oscuridad, calor, humedad, deseo, ardor, desazón,latidos...

Eres fantástica, Mireias, me has introducido en tu relato. Beso tus aquellos :)**

mireias32 dijo...

Muchas gracias por tu visita, por tu oscuridad, por tu calor, por tu deseo, por tu desazón, por tus latidos.
Yo también beso tus estos, tus aquellos y tus todos*****

Mila of Wales dijo...

Hola que tal, mi nombre es Mila y hace tiempo que he notado tu blog pero jamas habia tenido el gusto de escribirte, pues aun era menor de edad y yo tn obediente..

No espero que estes y dejame decirte que tienes un blog muy hermoso....

Un saludo cordial de MILA OF WALES